¿Qué piensan los inversores españoles?

Recientemente la prestigiosa gestora de fondos BlackRock, la mayor gestora del mundo, publicó lo resultados de la encuesta Global Investor Pulse, que consiste en un importante estudio sobre lo que piensan los inversores, realizando 27.500 entrevistas en 20 países.

En España realizaron 1.000 entrevistas a personas de edades comprendidas entre los 25 y 74 años, que toman decisiones financieras en sus hogares. Entre esas personas incluyeron 250 españoles, llamados pudientes, personas con activos de inversión por encima de los 100.000€.

Grafico Investor pulse

Fuente: Global Investor Pulse, BlackRock

Con las contestaciones de los españoles llegaron a una serie de conclusiones que nos gustaría analizar.

  1. El futuro financiero es una preocupación para muchas personas

Los españoles se muestran por lo general negativos con el futuro de la economía, más que la media europea y global, cosa muy lógica si tenemos en cuenta los años que llevamos de crisis económica.

Si embargo, se produce algo muy curioso, los españoles tiene un alta confianza en cumplir sus objetivos económicos, cosa alentadora, ya que el optimismo y la confianza son factores fundamentales para salir de la crisis.

  1. La asignación de activos debería realizarse en línea con los objetivos financieros

La asignación de activos que tienen los españoles es muy conservadora, tienen un 58% en liquidez y tan sólo un 12% en acciones, lo que significa que somos muy precavidos, tal vez en exceso, pero como decíamos antes, esto también podría estar provocado por la larga crisis que estamos viviendo.

No obstante, podríamos ver un cambio en 2015, ya que el 41% de los encuestados creen que el mercado de renta variable español tendrá una mejor evolución que los mercados europeos. Este sentimiento optimista podría hacer variar sus preferencias de inversión y ser menos conservadores.

A este respecto es importante decir que aunque la liquidez es importante en una cartera, no tiene que ser excesiva, ya que puede comprometer y lastrar los objetivos de rentabilidad marcados. Dicho de otro modo, no podemos tener mucha liquidez si queremos obtener una buena rentabilidad.

  1. Invertir más allá de nuestras fronteras supone una oportunidad par los inversores españoles

El 72% de las inversiones de los españoles están en España, y solamente un 16% de los encuestados tienen inversiones en el extranjero. No obstante cuatro de cada diez afirmaron tener interés en tener inversiones en otros mercado europeos y una cuarta parte en está interesada en otros países.

¿Qué es lo que frena al inversor español a invertir de manera internacional? El desconocimiento, los encuestados alegaron no tener suficientes conocimientos como para hacerlo. Esto representa una buena oportunidad para educar a los hogares españoles en la diversificación.

  1. Muchas personas no están preparadas para los desafíos financieros que implican los momentos importantes de la vida

Según los encuestados, ahorrar para la jubilación es su segunda prioridad financiera, pero el 49% no ha hecho nada al respecto. Esta cifra se sitúa por debajo de la media europea y mundial. La explicación que dan es que no tienen capacidad para hacerlo, pero esta situación demuestra una falta de conciencia de futuro.

Los que tienen ahorros privados para la jubilación, con los ahorros actuales solamente cubrirían las necesidades financieras de dos años. Esto es algo preocupante.

De hecho, cuando se pregunta a los mayores por el consejo que se darían a si mismos siendo más jóvenes la mayoría contesta, que se recomendarían ahorrar más y hacerlo desde más joven.

  1. El asesoramiento es clave para asumir el control

El reto en Europa es desarrollar un mayor acceso a los servicios de asesoramiento financiero.

Menos de la cuarta parte de los inversores españoles utilizan los servicios de un asesor profesional. Cuando se pregunta a los que tienen un asesor y a los que no tienen las conclusiones son las siguientes:

  • Quien tiene asesor, tiene una mayor confianza financiera, mayor control y sentimiento positivo.
  • Los españoles con asesoramiento expresan mayor interés en gestionar sus inversiones
  • Quienes utilizan un asesor son más eficaces como inversores y ahorradores para la jubilación

Como hemos visto, el asesoramiento profesional proporciona muchos beneficios y está asociado a una mejor confianza financiera, optimismo, preparación y compromiso financiero.

En definitiva, podemos concluir que elegir un asesor profesional e independiente de inversiones no es un síntoma de debilidad sino de lucidez.

No hay comentarios todavía.

Hacer un comentario

Acepto la política de privacidad

Arriba