La jubilación, una gran preocupación para los españoles

3 noviembre 2017 En Actualidad

Recientemente el Instituto Aviva, realizó una encuesta en la que analizaba, entre otras cosas, las percepciones de los españoles respecto de su jubilación. Las conclusiones que se desprenden de esta encuesta son, cuanto menos, preocupantes, ya que el 70% de los encuestados piensa que su generación no tendrá una pensión pública al finalizar su vida laboral y el 84% piensa, que, de llegar a recibirla, esta no será suficiente para cubrir los gastos necesarios.

¿Por qué tienen esta percepción los ciudadanos? Fundamentalmente por la desconfianza en la sostenibilidad del sistema público de pensiones que tenemos en España. Este es un sistema por el que los cotizantes actuales, pagan las pensiones de los pensionistas, es decir, lo que pagamos no va a una cuenta asilada y los percibimos cuando nos jubilamos, si no que nuestra jubilación la pagarán los que están activos entonces.

A día de hoy, España ya tiene un problema para pagar las pensiones, que se compensa con el Fondo de Reserva para la Seguridad Social. Este fondo contaba en 2011 con 66.815 millones de euros y en 2014 con 41.634 millones de euros, es decir, ha bajado un 37,7% en tres años. A este paso no durará mucho más.

Un factor añadido, que someterá a nuestro sistema de pensiones a una tensión adicional es el aumento de la esperanza de vida, que, siendo una muy buena noticia para todos, ya que todo el mundo quiere vivir muchos años, es una mala noticia para las pensiones. Dentro de unas décadas, viviremos unos 30 años más después de nuestra edad de jubilación, con el gasto que ellos supone ya que los últimos años serán con una dependencia superior y, por tanto, con un gasto superior.

Como habrá más jubilados que cotizantes, y el sistema reparte el dinero de las cotizaciones, habrá que bajar las pensiones. Seguramente nos quedaremos en una pensión mínima, que llegará para poca cosa. Por todo esto se hace necesario un cambio en nuestro sistema de pensiones.

Hay casos de éxito, reconocidos por los expertos, como el chileno, en el que se combinan sistema público con un sistema privado de pensiones. Los cotizantes chilenos están obligados a ahorrar el 10% de su salario y lo pueden invertir en cinco tipos diferentes de fondos de pensiones, con cinco perfiles de riesgo diferentes. Además, como estos planes de pensiones invierten parte de su patrimonio en bolsa, al final ese dinero va a la economía y se estima que un tercio del crecimiento económico chileno ha sido gracias a los fondos de pensiones.

En España, ante esta incertidumbre, debemos ser previsores y, mientras llega algún tipo de reforma de nuestro sistema de pensiones, lo que podemos hacer los inversores y ahorradores es tener nuestro propio plan de pensiones. Para esto no debemos esperar a una edad madura, sino que debemos empezar pronto, acostumbrándonos a aportar una parte pequeña de nuestro sueldo, de manera mensual.

¿En qué plan aportarlo? En el mercado hay muchos planes de pensiones y puede no ser una tarea fácil. Lo mejor en estos casos es buscar el consejo de un experto, para seleccionar los planes más adecuados al perfil del cliente y no correr riesgos innecesarios con algo tan importante como el ahorro que se destina a la jubilación.

No hay comentarios todavía.

Hacer un comentario

Acepto la política de privacidad

Arriba